El gato que amaba a los libros

dv., 08/04/2022
imatge-Libros-sobre-gatos-600p

Marzo ventoso y abril lluvioso sacan a mayo florido y hermoso.

No se hasta qué punto hay que hacerle caso al refrán, pero de momento aparcaré los paseos y cogeré un libro.

El gato que amaba a los libros, de Sosuke Natsukava, Grijalbo Narrativa, Barcelona 2022.

Hace unos días me acerqué a Claret a buscar un libro concreto, como se les había agotado me dediqué a mirar.... Y allí estaba esperando: un autor japonés contemporáneo y un título que intrigaba. Hacía tiempo que no leía literatura contemporánea del oriente extremo (China y Japón) y decidí que ya era hora de escuchar otras voces, otras mentalidades, otras culturas. Me gustó la explicación de la contraportada (siempre hay que leerse las contraportadas y las solapas)  y fui a por él. No me lo leí de una sentada... pero sí de tres sentadas. Me gustó.

Rintaro Natsuki, acaba de perder a su abuelo, su única familia. Y se enfrenta a su vida y a su herencia: una pequeña librería de viejo, no ruinosa, pero tampoco un gran negocio. La librería Natsuki.

Y entonces la novela se convierte en fábula, a la usanza clásica: Tora (tigre), un ingenioso y entrometido gato, aparece pidiendo ayuda a ser muchacho tímido, asiduo lector, de carácter retraído... A través de varios laberintos, Tora va encaminando a Rintaro hacia empresas insólitas; como liberar libros, salvarlos de ser recortados, arrancarlos de la mera comercialización..., y contestar a la gran pregunta: ¿cual es el poder de un libro?
Este libro es un homenaje a los libros, a las librerías, a los libreros, a los lectores apasionados. También es un canto a la amistad, al compañerismo, al apoyo familiar.

Y todo esto ambientado en un país que se nos hace cercano, a través de una descripción del Japón que vive el protagonista, ofrecido en leves pinceladas. El ambiente externo no pesa ni invade la historia, es el ambiente interno de la mente y vivencias del autor y su personaje lo que sobresale, penetra y comunica.

El autor, aún joven, es médico y escritor. Sus novelas han sido varias veces galardonadas en su tierra, en una ocasión por los Libreros del Japón, y ha saltado las fronteras hacia más de treinta países.

Repito, la novela-fábula es un tributo a esas pequeñas librerías que miman a los libros y a sus lectores. A esos libreros que llegan a tener la gran sabiduría de conocer a fondo a sus libros y a sus clientes-amigos. Que en cada momento saben hermanar determinados libros con determinados lectores. Que sin muchos discursos nos educan, en la lectura y en la vida.

Espero que lo disfrutéis. Es primavera. En el Mediterráneo florecen los almendros. En el Japón florecen los cerezos. Que los libros hagan florecer nuestros ánimos.

María Jesús Ramos Narro